Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2008
Imagen
Cansada de ser tu ultima opción, protagonista y antagonista en mi propia historia.
Cansada de no saber a que lado del espejo me encuentro.
Cansada de ver cómo mi realidad se entrecruza presurosamente con las de otros, sin tiempo.
Cansada de ser tu primera invención, la que muestras en tu mundo para hacerte de fama.
Cansada de este experimento en el que ya no se si soy observadora u observada.
Cansada de cumplir el rol de perceptor pasivo en tu vida, también salen sonidos de mis labios.
Cansada de esperar a que respondas los cuestionamientos que nos rondan.
Cansada de aplacar como morfina tu indecisión mientras dices que no pida más de lo que puedes darme (si aun no das algo).
Cansada de ser yo quien está cansada mientras tu descansas en tus dudas. Llegará el tiempo de tomar decisiones.
Y las respuestas cambiarán el rumbo de todo.
Por ahora, quiero descansar.

.......Flotando.......

Imagen

Barca de papel

Sentado en aquella banca, mientras todo a su lado corría con la misma cotidianidad, se preguntaba cómo esas dos palabras habían logrado abrir las profundas llagas, incurables ya, que se esparcían como lepra por su cuerpo. Se sentía sobre un barco de papel navegando en un abismo del que muchas veces había salido, pero esta vez era diferente, la pequeña embarcación se humedecía más y más con el líquido homogéneo que escapaba de sus heridas.
Él: ¿Qué haces?
Ella: te observo, me gusta ver como cada parte de ti se complementa para que seas mi continuidad.
Él: ¡oh!
Ella: ¿ves como cada hoja cae con su mejor danza? Me encanta el otoño.
Él: me recuerda cuando éramos niños y corríamos intentando alcanzarlas como si la vida dependiera de ello. Me gustaba regalarte todas las que atrapaba. Te hubiese podido construir una casa de hojas.
Ella: cuando eras un niño la perfección era tu mejor cualidad, pero ahora adoro que seas un niño imperfecto.
Él: quiero un café y cubrirte de chocolate.
Ella: tan solo qui…

Fue en ese minuto, aquel en el que tu sonrisa era mi salvación…

Imagen
Omitiendo cualquier “oh!, se acabaron las vacaciones” estoy por acá de nuevo, y en muchos otros lugares a la vez. Después de tanto dormir se es más propenso a las emociones básicas, alegría y rabia en primera instancia, las otras dos volverán con el paso de los días.
Como no he hecho algo más que estornudar y apoyar a mi cuerpo en su guerra contra los microbios de mi hermana (la mala) mi vida en este instante carece de experiencias metafóricas “relatables” y creo que por primera vez quizás entenderán cada palabra de lo que he escrito.